Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano CANIA :::: EMPRESAS POLAR
  Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano


Vida saludable: Calidad de vida1

 

 




Comprando alimentos: algo más que sentido común

La adquisición de alimentos es una actividad que establece el grupo familiar en respuesta a la necesidad básica de satisfacer el hambre. Sin embargo, este proceso se transforma en algo más complejo, que inmerso en un contexto cultural es mediado por las preferencias, los rechazos individuales y del grupo familiar, la publicidad, la cultura de los integrantes de la familia, el área donde residen y en algunas ocasiones hasta por sus prácticas religiosas. Aunque todos los factores influyen, en la actualidad están supeditados principalmente al factor económico.

A pesar de que cada grupo familiar se planifica de manera distinta, lo más aconsejable es llevar una lista preparada con anterioridad, realizando un inventario previo de los insumos existentes en el hogar.

Posteriormente, se debe planificar el menú tomando en cuenta que las preparaciones más próximas cuenten con ingredientes perecederos que tenemos en el hogar.

El diseño del menú también debe considerar el aporte diario de los seis grupos de alimentos en la proporción que asegure un balance en la oferta de nutrientes, a saber: 1 vaso de leche o yogur; vegetales en sopas, ensaladas o aliños 2 veces al día; 3 o 4 tomas de frutas enteras o jugos; cereales como la arepa, el pan, arroz o pasta, plátano, verduras y granos para 3 o 5 comidas; del grupo de las carnes como las aves, el pescado, el huevo, la carne de res, el queso, los embutidos en 2 a 3 comidas, y para preparar o agregar y dar sabor de 3 o 10 cucharaditas de grasa como la mantequilla, el aceite, la margarina o la mayonesa al día. Esta información cobra mayor utilidad cuando se adiciona el número de miembros que realizan las comidas en el hogar, permitiendo adquirir y preparar solo las cantidades necesarias, para disminuir las sobras y los desperdicios de alimentos.

El preparar el menú con anterioridad permite además, evaluar la variedad de las preparaciones; a mayor variedad mejores hábitos de alimentación, que redundan en un mejor aporte nutricional de la dieta, especialmente de micronutrientes y permite escoger entre los alimentos que por cosecha o por mayor oferta que demanda, sean más económicos que otros de su mismo grupo.

Es mejor no realizar compras cuando se tiene hambre, ya que estar satisfecho nos da mayor seguridad de regirnos a nuestra lista. Si realizamos compras con niños, probablemente traten de influir en los productos que escogemos, ya que ellos son más susceptibles a la publicidad; es importante explicarles en qué se basa nuestra escogencia, si se trata de alimentos procesados podemos discutir la composición nutricional leyendo con ellos el etiquetado; podemos aprovechar la oportunidad para darles a conocer los beneficios de los alimentos naturales y podemos comparar precios y explicarles que el sustituto por otro más económico, nos permite comprar más y mejor con la misma cantidad de dinero.

Comprar alimentos, tratar de cubrir las necesidades del grupo familiar y ajustarnos a un presupuesto, constituye hoy en día una tarea titánica mas no imposible, si logramos identificar lo necesario y darle prioridad por encima de los superfluo aprovechando los recursos con ingenio y creatividad.


Lic. Magda García. Nutricionista clínico.


 

 

 

 

 







    Desarrollo Comunitario   Gestión del Conocimiento   Proyección   Productos de interés
    Escuelas   Formación de recursos humanos   Programa de radio   Campañas institucionales en TV
    Preescolares   Investigación   Campañas institucionales en TV   Estadísticas de la gestión CANIA
    Ambulatorios   Asesoría a terceros       Boletín de Nutrición Infantil
    Promotores comunitarios de salud         Cania en la cocina
    Participación y organización vecinal           Vida Saludable
                Publicaciones